Condenamos la reforma de la Ley 779: ¡No más fraudes ni retrocesos!

Los movimientos, redes, organizaciones y feministas individuales de Nicaragua, rechazamos categóricamente el dictamen favorable a la Reforma de la Ley Integral contra la violencia hacia las Mujeres, Ley 779, presentado por las Comisiones de Justicia y Asuntos Jurídicos y de la Mujer, Niñez y Adolescencia ante la Directiva de la Asamblea Nacional.

Tal dictamen, que seguramente será aprobado por la mayoría de diputadas y diputados, refleja la ausencia de una verdadera cultura democrática, o más bien la existencia de una cultura arcaica y desfasada, la falta de un real interés de hacer valer los derechos humanos de las mujeres, y cumplir los compromisos internacionales suscritos por el Estado de Nicaragua.

Repudiamos la mediación para los delitos “menos graves”, según la Reforma, y que procederá cuando el agresor no tenga antecedentes penales relativos a la 779; y por una única vez. Existe abundante información que muestra que mujeres y hombres han tenido históricamente poderes desiguales, y las mujeres que han mediado nunca llegan en las mismas condiciones que sus agresores. Por el contrario, recurren a la justicia luego de verdaderos episodios de terror. ¿Puede alegarse libertad para decidir, negociar, proteger sus vidas?

Desde ya denunciamos que el Estado es el único responsable de que la mujeres estén en riesgo de muerte ante la mediación.

La reforma pretende reducir el enfoque a violencia intrafamiliar, cuando el bien jurídico protegido es la integridad física, sexual, psicológica y patrimonial de las mujeres, como parte de su derecho a vivir libres de violencia. Se tergiversa la naturaleza de la ley, de protección integral a las mujeres, tanto en el ámbito privado como en el público.

Se ha alegado que se busca “proteger a la familia”, cuando en la realidad se pretende imponer al país entero el modelo que representa la “pareja presidencial” de que “los trapos sucios se lavan en casa”, y deja en la impunidad a agresores, abusadores y/o violadores sexuales.

Respaldamos la exigencia de la Red de Mujeres contra la Violencia, de retirar de inmediato su nombre de la lista de organizaciones consultadas, maliciosamente reflejado en el Dictamen de las Comisiones de Justicia y Asuntos Jurídicos y de la Mujer. Con esta farsa, pretenden engañar a las mujeres, haciéndoles creer que la Red fue escuchada, lo cual constituye una calumnia y por ende, delito.

La Ley 779 no requiere reglamentación particular. Existe el Código Procesal Penal, Ley No. 406, donde se establecen los procedimientos en material penal en lo general. La 779 contiene además en varios artículos los procedimientos especiales de la misma.

La violencia sexual se incrementa día a día y afecta principalmente a niñas, adolescentes y jóvenes, obligadas a embarazos impuestos, sin posibilidades de interrumpirlos. Después de siete años, se agudiza la desprotección del Estado hacia las mujeres, al no responder por la inconstitucional penalización del aborto, una expresión más de la violencia estatal, y un retroceso al ejercicio de los derechos humanos de la mitad de la población nicaragüense.

Instamos a todas las sobrevivientes de violencia a negarse a mediar con sus agresores. No se dejen chantajear ni presionar por jueces, abogados inescrupulosos, familiares propios o de sus agresores, consejos de la familia, salud y vida, facilitadores judiciales ni de nadie.

También instamos a las organizaciones que día a día acompañan a sobrevivientes de violencia, a que compartan lo que ha ocurrido en miles de casos con la mediación, para que las mujeres decidan de manera informada sobre sus vidas y su integridad. Se debe respetar su voluntad.

Exigimos a las y los diputados NO reformar la Ley 779. Exigimos desde ya a las y los fiscales del Ministerio Público que no promuevan el uso de la mediación.

¡No a la reforma de la Ley 779!

¡No a la mediación!

La reforma a la 779 es retroceder en la lucha contra la violencia

Las mujeres tenemos derechos. Exigimos su cumplimiento

Vivir libres de violencia es un derecho humano básico para las mujeres. Debe ser garantizado por el Estado

Campaña 28 de Setiembre por la despenalización del aborto en América Latina y el Caribe Comité Latinoamericano de los Derechos Humanos de las Mujeres (CLADEM- Nicaragua) Confluencia Feminista Latinoamericana Petateras

Movimiento Autónomo de Mujeres de Nicaragua

Movimiento Feminista de Nicaragua Red de Mujeres contra la Violencia Red de Mujeres de Matagalpa

Red de Mujeres del Norte

Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y del Caribe

Managua, 23 de septiembre de 2013